RADIO MISTERIO FM

martes, 18 de octubre de 2011

Viaje astral

 
En Septiembre 2011  más o menos, tuve mi primer viaje astral consciente.
Era de noche, estaba en mi cama y entonces fue cuando vi que estaba tumbada boca arriba a unos 10 centímetros del techo de mi habitación, veía el techo pero además veía una especie de sustancia verde fluorescente que fluía por debajo de él. Entonces pensé, estoy soñando?? pero no puede ser porque estoy viendo, sin embargo mis ojos están cerrados..pero veo!!, esto es real!. Ahí fue cuando pensé que estaba teniendo un viaje astral y claro me entró el miedo, jajaja, a continuación empecé a ver caras de aspecto diabólico (yo no soy católica) que venìan en dirección a la mía, justo en ese momento fuí consciente de que no eran más que proyecciones de mis miedos y una vez me dije esto y me tranquilicé, no ví más. Acto seguido empecé a disfrutar de la experiencia, tantos años queriendo tenerla y por fín ahí estaba. Quise ponerme en otra postura para ponerme en vertical e incluso poder ver mi cuerpo en la habitación, pero mi cuerpo no me respondía, creo que intentaba mover mi cuerpo físico y claro ese era el fallo, porque mi cuerpo estaba en otro sitio, conseguía balancear un poco las piernas pero nada más. De repente ya no estaba allí, estaba en otro lugar, estaba situada en  la esquina derecha superior de una habitación viéndome a mí misma, sentada en el suelo de un comedor jugando con unos niños que eran mis hijos, me explico….era yo, con mi cuerpo actual pero con otra familia, viviendo otra vida totalmente diferente a la que vivo ahora, era como estar viendo una vida mía paralela a esta, no era una vida  anterior porque ese tipo de experiencias también las he tenido y no tenía nada que ver con esto, en las experiencias a vidas anteriores me reconozco en cuerpos diferentes, hombre o mujer y nunca me veo la cara. Pero en esta experiencia era yo, mi mismo cuerpo físico que tengo ahora. Esto duró unos cuantos segundos , creo, luego estaba de vuelta en el techo del cuarto flotando casi rozándolo, a continuación noté como una fuerza que me atrajera hacia mi cuerpo  y  sabía que eso sería el final de mi experiencia,, yo no quería que acabase así que hacía fuerza para no volver a mi cuerpo, notaba como parte de mi cuerpo, el tronco concretamente ya estaba dentro pero seguía haciendo fuerza y notaba como mis piernas se elevaban como si tuviera globos de gas atados a mis piernas y eso fue lo último que recuerdo. Aquí os dejo mi experiencia, no sé si os ayudará u os servirá de algo pero desde luego para mí ha sido muy importante y he querido compartirla con vosotros, un abrazo de luz, Nuria