RADIO MISTERIO FM

lunes, 23 de julio de 2012

Ropa interior femenina en la antigua Grecia



Resulta complejo definir cuando comenzó a usarse la ropa interior propiamente dicha. Sabemos que, desde tiempos ancestrales, las comunidades humanas usaron prendas a modo de “taparrabos” para proteger sus zonas genitales del clima y de las agresiones del medio natural.

Las primeras evidencias aparecen en al Antiguo Egipto y datan de 3000 años a.C. Los tejidos con los que se elaboró esta primitiva ropa interior fueron el cuero, el lino y el algodón. Entre el ajuar funerario de Tutankamon (1336-27 a. C), se encontraron más de cien “taparrabos” egipcios de lino y de forma triangular que, atados a la cintura, fueron usados en la corte y por el propio faraón.

La ropa interior femenina en las culturas clásicas



En las culturas grecolatinas estas prendas interiores tuvieron la función de salvaguardar las zonas íntimas y, en el caso femenino, que ahora nos ocupa, la de corregir o modelar la figura.

Las mujeres de la Antigüedad en Grecia y Roma, no conocían el concepto de ropa interior que tenemos hoy, pero sabían que para resultar más seductoras, el tejido que cubría su piel era una potente arma de conquista amorosa. Con el transcurrir de los siglos la ropa interior se ha convertido en una refinada arma de seducción y de fantasía erótica.
  • No existía como concepto extendido, como pueda serlo hoy la lencería, sino que algunas prendas interiores comenzaban a utilizarse entonces con fines higiénicos o estéticos.
  • La ropa interior femenina en época clásica no sólo cubría las partes más íntimas de la mujer, sino que determinaba su estado civil y también su posición social.

El zoster antecedente del erótico corsé

En la antigüedad clásica encontramos ejemplos de mujeres vistiendo diferentes tipos de ropa interior como la figura de una mujer encontrada hace 2000 años en Creta, que luce vistosamente un precursor del corsé, prenda que, a su vez, actuaba empujando el pecho al desnudo hacia arriba.

Diosa de las serpientes de la civilización minoica, podria tratarse de una sacerdotisa. Hallada en Creta hacia el 1600 a. C. en una estancia del ala oeste del palacio de Cnosos, en Creta.
Aunque esta antigua prenda interpretada tambien por algunos, como sujetador no llegaba a cubrir los senos.
En la mitología griega, Homero narraba en sus relatos cómo Afrodita cedió el ceñidor, -una especie de antiguo corsé griego que usaba para estilizar su bella figura-, a Hera para que conquistara de nuevo a Zeus.
Cuando Zeus vio a Hera esta sensual prenda, cayó a sus pies, loco de amor y rendido ante la inigualable belleza de su esposa. Este popular ceñidor, que levantaba pasiones, era la prenda interior femenina más cotizada de la época y se conocía como el zóster, el precursor del corpiño, con un formato similar a un corsé, y un miriñaque que lograba levantar el busto.
Fue usado, sobre todo por las jóvenes y solteras mujeres griegas y consistió en una larga banda de paño bordado y confeccionado generalmente en lino blanco, que se ceñía en la cintura.

El primer sujetador conocido de la historia

Pero las mujeres griegas casadas además del zóster, utilizaron el apodesmo, prenda con la que cubrían los senos que fue ricamente adornada con cintas de vivos colores. Algunas también usaron el “mastodeton”, una especie banda que fue empleada para aplastar los pechos.
Estas prendas tenian un esspecial valor tanto simbólico,- una vez casadas estas bandas eran desatadas por sus esposos como símbolo de unión-, como social, siendo tejidos más ricos en complementos, dependiendo del poder adquisitivo de quien los portaba.
Piezas de ropa interior femenina que son un claro presagio tanto del sostén o sujetador- que luego imitaron las romanas con el strophium-, como del corsé para modelar la silueta femenina.

Ropa íntima masculina

Sin embargo, con la excepción de las mujeres, los griegos aristócratas no fueron muy dados a cubrir sus partes íntimas en su gusto por la belleza del cuerpo desnudo.
No sería hasta la llegada del Imperio Romano, con su mayor preocupación por la higiene corporal, cuando se recurrió al empleo de las prendas de ropa interior, y su uso se generalizó.

Fuente: www.arquehistoria.com