RADIO MISTERIO FM

jueves, 15 de noviembre de 2012

Erase una vez … El Sumo Sacerdote (Paloma Navarrete)



El Sumo Sacerdote o el Papa como se le llama vulgarmente o el “Mago de los Dioses Eternos” como indica su nombre de poder. También se llama al Papa Sumo Pontífice: “Pontifex”, en latín hacedor de puentes, y esto es lo que hace este arcano crear un puente entre el espíritu y la materia para que el Espíritu baje a nuestro mundo y el ser humano pueda concretar su vocación de trascendencia y establecer una conexión con el mundo espiritual.

Alexandre manuel


El Papa como mediador entre el mundo superior y el mundo terrestre es la fuerza lunar de la naturaleza masculina, así como el Emperador es el aspecto solar de dicha naturaleza, una fuerza totalmente yang.

En cambio en el Papa la vibración yang retrocede hacia el yin y el personaje ya no aparece vestido con pantalones sino con la túnica de la Santa Madre Iglesia, simbolizando ese aspecto lunar femenino o ánima en lenguaje de Jung. Claro que mirado desde la naturaleza femenina el Papa representaría al ánimus o aspecto masculino en el inconsciente de la mujer.

Tarot de Ana Maria D´onofrio






En cualquier caso, el Papa es el Maestro Interior dueño de muchas respuestas a las inquietudes de los humanos. En esta carta es la primera vez que la humanidad se enfrenta al arquetipo y se establece un diálogo. En ella dos figuras humanas piden audiencia al arquetipo y parece que les ha sido concedida pues el Papa, en actitud de bendecir, dialoga con ellas.












El número del Papa es el cinco que, como cuatro más uno, encarna la quintaesencia que es esa sustancia que está más allá de la realidad terrestre. Podría muy bien simbolizar el nivel de la psique humana que es ese sustrato que se mantiene y del cual surge todo lo demás.


Pentaculo

El cinco es también el número de la humanidad y el hombre como quintaesencia de la humanidad se dibuja como un pentáculo con una punta hacia arriba, la cabeza. En esta situación la estrella de cinco puntas puede ser orden, guía y protección para el ser humano. Colocada con dos puntas para arriba, o sea la cabeza invertida, representa el desorden intelectual, el caos y la locura. Es Satán, la cabra con cuernos. Y nos pone en guardia contra la magia negra.



Los Arcanos Mayores del Tarot comparten algunos rasgos con los arquetipos de Jung y en este caso el arquetipo más directamente asociado a este arcano es el Protector o Bienhechor. Este es el arquetipo de la generosidad. Cuando se activa en la psique de una persona ésta empieza a ocuparse de los demás. No se limita a preocuparse del bien propio, empieza a tener en cuenta el bien ajeno. Es el arquetipo que, desde nuestro interior, toma conciencia del sufrimiento de los desheredados de la tierra y pone a su servicio tiempo y esfuerzo. Y sobre todo, es el arquetipo predominante en los perfectos progenitores que permanecen atentos a las necesidades del niño, a sus talentos y a su evolución.

Father and child,  Dean White

Un protector sano actúa siempre desde las necesidades del otro, le prepara para ser autosuficiente. No le regala pescado, le enseña a pescar.

En nuestra sociedad este arquetipo ha estado más asociado a la mujer - madre nutricia y cuidadora – pero el Protector incluye tanto a hombres como a mujeres. Cada vez que una persona ayuda a otra a crecer ha activado a su protector arquetípico.


Amar Khoday
Suele ocurrir que cuando un hombre no reconoce a su Protector arquetípico, o se niega a activarlo en su interior, busca siempre en las mujeres de su vida cuidados maternales. Nunca llega a ser independiente. Repite una y otra vez la relación de dependencia que mantenía con su madre y en consecuencia permanece como un “nene de mamá”.

En cambio cuando el arquetipo dominante en una mujer es el Protector puede perder su identidad por su afán de atender a las necesidades ajenas y por su incapacidad de decir “no” a las exigencias de los demás. Incluso puede tener una necesidad compulsiva de satisfacer las necesidades ajenas, según las percibe ella, aunque el prójimo no demande para nada su atención.

El Protector, como el resto de los arquetipos, tiene un lado intrínsecamente oscuro y proyecta su sombra cuando se convierte en el Devorador. Este es el que quiere mantener por siempre jamás el estado simbiótico experimentado por la madre y el bebé. Los cuidados sin límites con que estos padres arquetípicos atiborran al hijo son el método empleado para “devorar” a ese nuevo ser y hacerlo parte de sí, mantenerlo dependiente de por vida y evitar que el joven adulto mate al padre.

Saturno devorando a sus hijos, Francisco de Goya




Todos sabemos que Saturno fue el Devorador por excelencia, precisamente para evitar ser destronado por un hijo.

Este potencial para devorar está presente siempre que se activa el Protector y no es de extrañar que cuando una persona tiene una relación amorosa tan absorbente que sus límites comienzan a desvanecerse, el miedo a ser fagocitado por el otro puede ser muy fuerte.








Si la actitud protectora no es más que una manera de escapar de la soledad y de llenar el propio vacío, el riesgo potencial de dejar al otro inválido es muy grande.
Hombres y mujeres utilizamos de manera inconsciente a los demás para sentirnos completos. Unos y otras introducimos en nuestras relaciones todas nuestras necesidades esperando que la persona amada compense nuestro vacío emocional y nos salve.
Olesya Gulyaeva

Otra versión de la Sombra del Protector es el Mártir sufriente, más frecuente en las mujeres que en los hombres. Este arquetipo siente que se pasa la vida dando y dando a los demás sin recibir nada a cambio, mientras sube y sube su nivel de frustración hasta que utiliza el chantaje emocional para generar en el otro el suficiente sentimiento de culpa para conseguir sus objetivos. Total, tanto el Mártir como la persona por la que se sacrifica están encerrados en un círculo vicioso en el que ambos hacen cosas por complacer al otro y ninguno está verdaderamente complacido.






La gran lección del Protector sano es estar dispuesto a dar lo que disponga para dar pero sabiendo bien los propios límites y prioridades y sobre todo, desde la capacidad de decir NO



Paloma Navarrete


FUENTE: http://www.tarotarcano21.com/

GRACIAS POR COLABORAR CON EL BLOG