RADIO MISTERIO FM

miércoles, 15 de mayo de 2013

Adiós al mito de la viuda negra: ellos también las devoran


Adiós al mito de la viuda negra: ellos también las devoran

Adiós al mito de la viuda negra: ellos también las devoran

La araña viuda negra debe su nombre a la creencia popular de que las hembras comen a sus pretendientes masculinos después del apareamiento. Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad de Masaryk en la República Checa ha demostrado que en algunas especies de arañas, son los machos los más propensos a devorar a sus potenciales parejas, especialmente si ellas ya no son unas jovencitas.

En la naturaleza, la selección femenina del compañero aparece comúnmente como el factor principal que afecta al éxito del apareamiento masculino. El canibalismo sexual es una forma de elección, de forma que los machos de «baja calidad» tienen más probabilidades de ser devorados. Sin embargo, no hay tantas evidencias de machos que tengan la oportunidad de elegir. Este es el caso de la especie Micaria sociabilis, donde el canibalismo inverso puede ser un tipo de elección de pareja por parte de los machos.

Los investigadores recolectaron ejemplares de ambos sexos de Micaria sociabilis durante un período de dos años y estudiaron su comportamiento. Todas las arañas estaban bien alimentadas, por lo que el canibalismo no podía ser una consecuencia del hambre. Los autores observaron lo que ocurría cuando se apareaban arañas jóvenes de sexo masculino con féminas de la misma generación o mayores.

Los investigadores descubrieron que el canibalismo se produjo poco después de la primera toma de contacto y antes de que se llevara a cabo cualquier acoplamiento. La práctica tenía mucho que ver con el mes del año en el que se producía el encuentro. La mayoría de las incidencias caníbales ocurrían en julio. Los varones de la generación de verano tienden a ser más grandes que los machos de la generación de primavera y son más caníbales. Esto sugería que la agresión masculina puede estar relacionada con su tamaño.

Las hembras de primavera

Además, los autores observaron que la mayor frecuencia de canibalismo inverso ocurría cuando estos grandes machos jóvenes de la generación de verano se reunían con hembras mayores de la generación anterior de primavera. La elección estaba basada en la edad de la hembra. El tamaño del cuerpo femenino, a pesar de que se considera un signo de calidad, no afectó a las tasas de canibalismo. Los autores tampoco observaron ninguna diferencia en la canibalización entre las hembras que se habían apareado previamente o las que eran vírgenes.

Esta evidencia demuestra que en algunas especies y en algunos casos, los machos toman una decisión muy clara sobre con quiénes quieren a aparearse. Y si una no es elegida, el rechazo puede ser muy cruel.

FUENTE: http://www.abc.es/

GRACIAS POR COLABORAR CON EL BLOG Tweets por @ELCAJONDENURIA