RADIO MISTERIO FM

jueves, 16 de junio de 2011

Les Taules de Menorca; un sitio mágico





Torralba d'en Salord
La isla de Menorca es un museo al aire  libre donde las piedras hablan de un pasado misterioso. Uno de los conjuntos talayóticos más sorprendentes es el de Torralba d'en Salord. Su recinto de taula es espectacular.
Los estudiosos Peter Hochsieder y Doris Knösel han descrito los monumentos talayóticos como 'obras maestras de la potencia en equilibrio; son a la vez arquitectura y escultura, son pensamientos convertidos en piedra'. Una visita al poblado talayótico de Torralba da muestra fehaciente de ello.

El conjunto se encuentra a medio camino entre Maó y Alaior. Estuvo habitado desde la Época Prehistórica hasta la Edad Media, y conserva una espectacular sala hipóstila, fragmentos de murallas, cuevas, una vivienda talayótica, un gran talayote, y restos de otro de menor tamaño.

Pero lo verdaderamente espectacular es su recinto de taula, con una altura de 4,30 metros y rodeada de pilastras laterales, algo común en este tipo de monumentos. La taula consiste en una gran losa horizontal apoyada sobre otra vertical. Tiene forma de mesa, de ahí su nombre (taula significa mesa en catalán). Sin embargo, también parece una gigantesca T, que se ha convertido en un símbolo imposible de descifrar.
Monumento exclusivo de Menorca

La taula es una construcción exclusiva de Menorca, más elegante y evolucionada que el resto de monumentos prehistóricos descubiertos. Sigue siendo un misterio el porque no existen muestras en Mallorca, a pesar de pertenecer a la misma cultura talayótica.

Parece ser que desempeñaban las funciones de santuario, que en esa época se construían en enclaves donde una divinidad manifestaba su presencia. Eran lugares reservados al culto, donde se ofrecían sacrificios y ofrendas a la imagen del dios, y ardían hogueras de forma permanente.

El lugar estaba lleno de alimentos, estatuillas de divinidades o exvotos. En las inmediaciones de la taula de Torralba apareció la figura de bronce de un toro, que ha sido datada en el siglo III a.C y, al parecer, se colocaba sobre una peana como objeto de culto. Otro hallazgo fue un quema perfumes de barro en forma de cabeza de diosa.

Nadie sabe qué significan estas taulas, pero todos coinciden en la poderosa fuerza que consiguen mediante la simplicidad.



Al poblado talayótico de Torralba se puede llegar desde Maó, por un desvío de la carretera principal a siete kilómetros; y desde Alaior, por un camino que sale del mismo centro de la localidad