RADIO MISTERIO FM

martes, 14 de mayo de 2013

El robot que opera epilepsias incurables


El robot que opera epilepsias incurables


El robot que opera epilepsias incurables
El robot ROSA permite tratar epilepsias, inviables por otra vía

Nora sufrió durante once años traumáticos ataques epilépticos pero desde hace cuatro meses no ha tenido ni una crisis. Es uno de los cerca de 60.000 pacientes que hasta ahora estaban condenados a padecer la enfermedad durante toda la vida y una de las cinco pacientes operadas de epilepsia en el Hospital del Mar de Barcelona gracias a un nuevo robot, único en España, que ayuda a intervenir a pacientes que hasta ahora no podían pasar por el quirófano.

Nora, que llegó de Bolivia hace seis años, aún no se acostumbra a su nueva realidad después de años de padecer unas tres crisis al mes. El robot que le ha devuelto a su vida de antes se llama ROSA y sirve para delimitar en el cerebro dónde está el foco en el que se originan las descargas eléctricas que causan las crisis epilépticas, según explicó Gerand Conesa, jefe del servicio de Neurocirugía del hospital, y Rodrigo Rocamora, responsable de la unidad de Epilepsia del centro, informa Efe.

Un modelo virtual del cerebro

Tras muchas pruebas diagnósticas, a Nora se le hizo con un ordenador un modelo virtual de su cerebro y se diseñó una trayectoria en tres dimensiones para ver por dónde se debían colocar los electrodos del robot ROSA, a través de una trepanación, para evitar tocar arterias y zonas sensibles durante la cirugía. Después se llevó a la paciente al quirófano, se le hizo un reconocimiento facial con un láser y se le ajustó el modelo virtual 3D a su realidad, para que el robot pudiera colocar las guías para fijar los electrodos y estudiar su actividad cerebral.

Con los electrodos se hicieron registros de su actividad durante un par de semanas, una especie de biopsia funcional de lo que ocurre dentro de su cerebro, y se estimuló la zona para ver si había funciones elementales. Con los datos del robot ROSA se mapeó la zona de las crisis y se estudió la posibilidad de quitar las lesiones, y con todos estos datos los médicos decidieron desde dónde se abordaba y la cirugía que se aplicaba.

El doctor Rodrigo Rocamora, responsable de la Unidad de Epilepsia del Hospital del Mar de Barcelona, destaca en declaraciones a ABC la importancia de esta nueva técnica que «permite delimitar con precisión extrema y de forma menos invasiva los focos de epilepsia en el cerebro». «El robot le indica al neurocirujano la trayectoria por la que tiene que ir el electrodo y la profundidad del corte», añade Rocamora.

Cuando falla la medicación

Destaca, asimismo, que con esta técnica se pueden curar un 70% de las epilepsias temporales, que se originan en los lóbulos temporales, y que hasta ahora no tenían solución. Actualmente, sólo se operan enfermos que no responden al tratamiento farmacológico, el 30 % del total, pero muchos tampoco son operables porque hasta ahora no se podía localizar con precisión el origen del foco que había que extraer.

La epilepsia es una enfermedad que padece entre el 0,5 y el 1 % de la población, unas 400.000 personas, que se origina por descargas eléctricas que en el cerebro activan neuronas de forma repentina.

FUENTE: http://www.abc.es/

GRACIAS POR COLABORAR CON EL BLOG Tweets por @ELCAJONDENURIA